Juan Lapeyre: Lo que está vivo (canción & epigrama)

La soledad amada
que mira desde el cerro a las confusas
mareas de la nada
se deslava con el aire de las musas.
Y luego, mientras duerme,
mientras el viento seca las camisas
en la terraza, inerme,
la consume el bullicio de la calle,
la deja hecha cenizas,
que el mismo aire esparce sin conciencia,
porque ésa es su esencia.

La soledad no existe,
ahora porque todo se conecta,
ninguno se resiste
a ser parte de sociedad selecta,
donde se sabe cuándo,
cómo, por qué, con quién y qué y dónde
estás viendo o hablando,
ningún lugar es libre de miradas,
ningún lugar esconde
al alma que no quiere ser oída:
se alimentan de tu vida.

Y tú mismo te entregas,
nada guardas al público, proclamas,
cada minuto, despliegas
con detalles qué comes o qué amas.
En fin, la voluntad es eso, darse,
para luego vivir sin limitarse.
La soledad amada
es una frase vieja y descartada.



(P.D: yo sigo amando la soledad)
Autor: Juan Lapeyre 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.