Ando encontrándote


“Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”
Julio Cortázar




Mientras hablás, con sorprendente apasionamiento, de tu trabajo, te observo en silencio. Estamos solos, a pocos centímetros uno del otro. Empecé a seguir con interés tu explicación, como me habías pedido de modo imperativo, sin embargo, a medida que tus palabras fluyen, mi atención hacia ellas se va desvaneciendo, dando lugar a un arrobamiento. Tus manos fuertes, el cabello prolijamente recortado, unas incipientes canas, la piel de tu rostro apenas bronceada, tus ojos, ¿de qué color son tus ojos? Tenés ojos cafés, ¿o son color ámbar?, y una voz potente y dulce al mismo tiempo. Sigo escuchándote y descubro lo encantador que sos. Tu amabilidad y los chistes (que no entiendo) me hacen sentir bien, relajada. Irradiás confianza. Me tomás con firmeza del brazo, tal vez te diste cuenta de que me perdí e imagino que no sabés dónde. ¿Por qué me perdí?... Porque sin buscarte, ando encontrándote por todos lados, principalmente cuando cierro los ojos...




2 comentarios:

  1. Anónimo3.9.12

    ¿El texto es el original? O sólo la frase es de Cortázar. ¿De qué libro es?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3.9.12

    Sólo la frase. Está tomada de este link: https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=170390780418&id=89102308358

    ResponderEliminar

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.