Pablo Gentili: Educación y memoria: fragmentos de un poema

Canto que mal me sales
Cuando tengo que cantar espanto
Espanto como el que vivo
como el que muero, espanto.
De verme entre tanto y tantos
momentos del infinito
en que el silencio y el grito
son las metas de este canto…

(Víctor Jara, 14 de septiembre de 1973)


Pablo Gentili publica en su blog Contrapuntos, del diario El País,  "la primera de una serie de notas que pretendo realizar en CONTRAPUNTOS sobre las relaciones entre memoria, derechos humanos y educación".


El 12 de septiembre de 1973, un día después del golpe de Estado que asolaría al país por más de 16 años, Víctor Jara ingresó como prisionero clandestino al Estadio de Chile. Desde el comienzo, supo que pronto lo matarían. La brutal dictadura que se iniciaba bajo el mando del General Pinochet, no perdonaría su impertinencia de poeta popular, de juglar inmenso de la libertad, de la justicia social y de la igualdad. Víctor Jara, uno de los más grandes artistas latinoamericanos, sabía que sería asesinado en pocas horas, aunque su risa no se despegaba un segundo de su rostro de trovador mágico, de campesino humilde, de militante incansable. Ni bien ingresó al Estadio que años más tarde llevaría su nombre, Víctor fue golpeado ferozmente. A pesar que tenía sus manos destrozadas por los garrotazos de fusil, consiguió escribir un poema que entregó, en fragmentos, a sus compañeros de martirio. Quería que lo hicieran llegar a Joan, su mujer amada. Distribuirlo en pequeños pedazos de papel impediría que fuera interceptado por sus carceleros. El 15 de septiembre, Víctor Jara fue asesinado. Su poema, como su risa, consiguió transponer los muros grises y helados de ese estadio de muerte y espanto.
LEER LA NOTA COMPLETA

Pablo Gentili en Twitter: @pablogentili

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.