"Me gusta"

Comparto la publicación del profesor José Miguel Palma en la red social Facebook: "...y me di cuenta que el botón "Me Gusta", es el estandarte de la cultura audiovisual de nuestros chicos: no existe en ellos la opción "Me gusta porque..." o "No me gusta porque...", es decir, la respuesta sin reflexión, la inmediatez de esa cultura y la respuesta emotiva... justamente lo opuesto a lo que propone la escuela... Entonces, planteo este interrogante: ¿podemos usar Facebook (modelo de ubicuidad, fascinación, dispersión, emociones e inmediatez) en el aula cuando la forma de expresión de la escuela es la verbal, reflexiva y con clara voluntada personalizadora?...".

Y sus posteriores comentarios en el debate: "mi cuestionamiento va un poco más allá, en relación a cómo abordar desde la escuela, con la cultura de hegemonía verbal y sistematizada la cotidianidad de los chicos, inmersos en una cultura mediática que parece tan dispar con la escolar..." y "a la contradicción emoción-lógica, lo hacía desde el punto de vista de la toma de decisiones: ya, ahora, porque me gusta, porque me enoja, pero sin mucho tiempo para pensar lo que se va a decidir. Es el ya, el aquí y el ahora, frente a parar, ver, juzgar y actuar...".

Me parece muy interesante el planteo del colega. Obró como (parafraseando al programa de TV) un detonador de ideas, en relación con, por lo menos, algunas cuestiones que nos interpelan en el cotidiano escolar: la cultura audiovisual, la inmediatez/dispersión en las acciones, la falencia de las argumentaciones.

La escuela ha tenido (¿tiene?), como expresa el Profesor Palma, predominio de lo verbal y, agregaría, de lo escrito. Ha llamado mi atención de qué manera, en algunos ámbitos, se enseña lengua extranjera, en aulas con adolescentes, en silencio, completando fichas, auxiliados por el uso del diccionario.
Ahora bien, ¿de qué manera la utilización de las TIC, en épocas del modelo 1 a 1, vienen a modificar los procesos de enseñanza y de aprendizaje? Encontramos mucha información al respecto, sea de especialistas, o experiencias de docentes "a pie de aula".
Para no desviarme del tema, dejo un artículo que describe las dimensiones de la alfabetización múltiple:
"La metamorfosis del concepto de alfabetización en la educación mediada por tecnologías".

Entonces, podríamos interrogarnos acerca de la responsabilidad que le cabe a la escuela y, específicamente a los docentes, con la incorporación de las redes sociales. ¿Es factible, de qué modo, con qué límites, interactuando de qué manera? ¿Permitimos que, en los establecimientos que cuentan con conexión a Internet y puede hacerse uso de ésta, los estudiantes, a la vez que investigan y producen, estén conectados a Facebook, la más popular de las redes sociales?
Asimismo, ¿el predominio de lo audiovisual, es factor determinante de la dificultad que demuestran algunos alumnos, a la hora de argumentar, justificar o explicar? Alguna vez escuché que no debemos evaluar aquello que no enseñamos. Por eso, ¿cuáles son las metodologías a implementar para favorecer el pensamiento crítico? De manera que el "Me gusta", que se aplica con la inmediatez de un click, pueda ir acompañado de una argumentación reflexiva, que incluya a las emociones, en el sentido que le da Maturana (también, para nosotros, los adultos).

Imagen

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.