Prefiero amar

“Me dice el corazón que no soy de este planeta, que caí de algún cometa fuera de circulación, o acaso sea un clon de algo así como un salvaje que articula algún lenguaje de una extraña dimensión…” Prefiero amar. Luis Eduardo Aute.


Sin buscarlo, apareció su nombre, comentando una imagen de un nuevo contacto. Ella había hecho todo lo posible para olvidarlo: encontrar actividades que la alejaran de ese mundo virtual que había construido, como si fuera un castillito de arena que los chicos erigen en la playa; eliminado los archivos, las imágenes, los sonidos…
Por cada vez que había apretado la tecla Supr, había rodado el recuerdo de algún intercambio, las idas y vueltas de mails, en esas tardes en que su rostro resplandecía por la ilusión que despertaban las palabras de él… No porque él escribiera algo especial, ella lo había elegido antes. Sino porque provenían de ese hombre. Así, adquirían un significado distinto, singular…
No era la primera vez. Ya le había sucedido antes. Pero, sólo después de que el tiempo pasó, se aquietó su corazón y fue capaz de hacer el balance, se dio cuenta de que lo que restaba eran la promesa de ese encuentro jamás concretado, el café que nunca fue, su voz en la única llamada, las evasivas…
Entonces, a la distancia, entendió que ese hombre repetía el modelo de los otros que habían despertado ese sentimiento en ella. Que era uno y, al mismo tiempo, varios. El ideal de hombre, que se distinguía del real porque tenía el encanto del que ella lo había dotado, como le pasaba a la tía Daniela, del cuento de Ángeles Mastretta, con la que tanto se identificaba…
Ignora si la experiencia habrá significado aprendizaje, y la próxima vez, será real. Sin embargo, aunque arrepentida, como Aute, prefiere amar…





Imagen

2 comentarios:

  1. Un texto que me emociona mucho Sil... Espejo, quimera, silencio... y no importa si aquello o ésto: preferir amar es la decisión más hermosa para vivir.

    ResponderEliminar
  2. Emociones, sentimientos que nos hacen sentir vivos, Vla! Aún errados en el objeto de nuestro afecto, podemos decidir sentir y preferir amar...

    ResponderEliminar

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.