Recuerdos de infancia

La Balada de Cómodus Viscach, la mejor canción infantil del mundo, publicaba, ayer, Andrés Schuschny, en su blog Humanismo y Colectividad. Me trajo recuerdos de mi primera infancia, en el jardín de infantes, cuando la Seño Graciela nos hacía escuchar las canciones de María Elena Walsh, en un grabador a cinta.
Elijo Manuelita, porque me sigue generando una gran ternura: "Nadie supo bien por qué a Paris ella se fue, un poquito caminando y otro poquitito a pie. Manuelita ¿dónde vas? … Manuelita una vez se enamoró…" ♪ ♫

2 comentarios:

  1. Tengo el recuerdo CLARISIMO, de cantar Manuelita y hacer como que caminaba con los dedos de la mano, es increíble pero me estoy viendo. Evidentemente Manuelita nos marco a muchos. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Cómo nos marca la música! Existen temas o melodías que asocio con momentos, imágenes, gente... y como bien decís, Manuelita nos marcó, es nuestra infancia... Besos para vos y toda la flia!

    ResponderEliminar

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.