Porque hay cosas que nunca se olvidan


Porque hay cosas... es "una tragicomedia con mucho humor negro, sobre unos chicos a los que una mujer les pincha una pelota con la que estaban jugando, como alguna vez nos pasó a todos, ¿no?, y deciden tomar una venganza sangrienta", explica, Lucas Figueroa, su director.

El cineasta trashumante, que triangula entre Buenos Aires, Madrid y Los Angeles se instaló, con un filme de apenas 13 minutos, en el mundo de los récords mundiales. Su cortometraje Porque hay cosas que nunca se olvidan lleva ganados casi 300 premios internacionales.
Ver el cortometraje:






El argentino que entró en el Guinness

Vía Andrés @schuschny

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.