La herida

M- ¿Qué es lo que duele?

D- Duele algo muy nuestro y lejano a la vez

M- ¿Y tiene remedio?

D- Cuando nos golpeamos o nos golpean y nuestro cuerpo es herido, localizamos el daño y el medico pone su oficio en acto. Con pócimas, cuidados y paciencia la herida logra cicatrizar y hasta desaparecer. Luego si somos sensatos y ayudados por la memoria recordamos el dolor para precavernos de caer en tal daño.


M- Pero no es el cuerpo el que duele, proviene de otro lugar extraño de explicar

D- Difícil es entonces de precisar su lugar, quizás acaso no tenga lugar esa parte herida, y no conozco médicos convencionales que traten sobre esos males.

M- ¿Y que nos queda hacer?

D- El tiempo no será de ayuda, pues, esa parte no esta afectada por el tiempo que solemos pensar. Tampoco esta afectada por la cantidad o la cualidad, es una herida siempre abierta, siempre punza con igual dolor y a cada hombre de igual manera. No tiene nombre.

M- Pero si logro entretener mi ser y así tapar esa pena de lejana procedencia

D-Lo dudo, pues parece que la memoria como en las heridas del cuerpo esta siempre trayéndonos su recuerdo, pero esa remembranza no nos remonta a su causa primera, sentimos ese extraño y profundo dolor pero no llegamos a ver su principio.

M- ¿Y nuestro amor?

D- ¡Acaso con nuestros besos y abrazos en este largo periplo que llevamos hemos hecho atenuar algo de ese dolor!

M- A veces me da esa sensación

D- Quizás, quizás sea un buen analgésico, no dejemos de creer y cobijarnos en él

M- Buenas noches mi vida

D- Buenas noches mi amor… (Susurrándole)


Chajá 11-04-09

1 comentario:

  1. Mariano, no me gustaría creer en el Amor, como un analgésico. Si la herida lejana se remonta al Origen, prefiero creer en el Amor como ese río, en cuyas aguas encontramos la redención.
    Cariños.
    Silvina

    ResponderEliminar

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.