Supremo Entrerriano

Francisco "Pancho" Ramírez (Concepción del Uruguay, Entre Ríos, 13 de marzo de 1786 – Chañar Viejo, cerca de Villa de María del Río Seco, Córdoba, 10 de julio de 1821), conocido como el Supremo Entrerriano, fue un caudillo federal argentino, uno de los líderes de la provincia de Entre Ríos durante los años de formación de la República Argentina, creando la República de Entre Ríos.


Grandes pasiones argentinas
El fue un líder indiscutido en Entre Ríos, donde lo llamaban El Supremo. Los orígenes de ella eran tan inciertos como seguras su valentía, su belleza y su audacia. Vivieron un romance en el que no faltó ninguno de los ingredientes propios de los grandes mitos pasionales, incluida la muerte trágica del héroe.
Ir a la nota
lanacion.com Revista Domingo 13 de febrero de 2005



Oda del Supremo


Autor: Roberto Romani

"Aurora del Canto", Ediciones Colmegna (1985)pp. 87-89

Cuando los habitantes del crepúsculo
convocaban la historia
sobre sierra cordobesa,
un invierno de caminos sorteaba el Supremo.
Silvestres corolas de julio
fundaban el paisaje,
mientras un ejército de sombras
hablaba de muerte.

Había banderas federales
saludando a Ramírez
en el corazón del Río Seco;
pero lanzas enemigas que esperaban su pecho
detuvieron los colores.
Los ángeles nocturnos
que acompañaban desde Montiel al caudillo,
silenciaron el universo.
Los viejos guerreros entrerrianos
-que apuntaban el sueño grande-
resignaron hasta el orgullo
por el pabellón de la República.

Pancho Ramírez, el jefe,
volvía sobre sus pasos
para rescatar el amor.
Cabalgaban a su lado los duendes,
aquellos de la niñez campesina
que delinearon al hombre.
Todos anticipaban la noche
mientras la luna, cargada de recuerdos,
se negaba a presenciar la escena final.

Los amargos presagios
se cumplieron; a pesar del coraje
y la nobleza del dragón herido.
La Delfina, bella diosa de la montonera,
quedó entre oscuros brazos
reclamando la vida y el honor.
El entrerriano de Arroyo de la China
cortó las cadenas,
en el instante preciso de la bala mortal.

La enamorada del caudillo nuestro
volvió a Montiel,
para recordarlo en su soledad provinciana.
En San Francisco del Río Seco
las sombras cordobesas
guardaron para siempre el poncho del Supremo.

Quienes heredamos su moharra,
cargada de gloria y libertad terruñera,
vivimos aguardando los duendes de Pancho.
Quizás regresen,
con la aurora de los nuevos tiempos,
a dejarle una calandria
en el monumento patrio.


Entonces,
estaremos de pie ¡Entrerrianos!
para mantener con orgullo
su federal estrella
en el cielo argentino de nuestra bandera.

2 comentarios:

  1. "Pancho Ramírez es el Jefe/ su cabeza lo declara"

    Cae a amanos del caudillo santafesino, Estanislao López, en Río Seco, Córdoba. El mismo día que San Martín hacía su entrada en Lima.

    La estrella que brillaba en su frente, se fue apagando en esas luchas. Y la Delfina, sola hasta el final de sus días.

    La República Entre Ríos...

    SALUDO LOS HIJOS DE ESTE CAUDILLO FEDERAL

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Fede!
    Te mando un fuerte abrazo fraterno de entrerriana a santafesino, y mi cariño de siempre para Vos y los tuyos.

    ResponderEliminar

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.