El niño que fue a menos

¿Resulta descabellado conjeturar que todas, alguna vez, en nuestra infancia, nos hemos enamorado, secretamente, de un compañero de clases? Ahora, ¿no les pasa que, desde nuestro lugar de docentes, vemos con cierta ternura cuando alguno de los estudiantes que pueblan las aulas mira, de modo especial, a una compañera, está atento a lo que ésta hace o dice, y sufre en silencio su enamoramiento?

EL NIÑO QUE FUE A MENOS

La señorita Claudia le preguntó a Ferro:
-¿Quién fundó la ciudad de Asunción?
Ferro lo ignora y lo confiesa. La maestra intenta por otros rumbos.
-Tissot.
-No sé, señorita.
-Rossi.
Silencio. El ambiente se pone pesado porque quizá la señorita Claudia enseñó aquello el día anterior.
-Maldonado.
Nada. Claudia frunce el ceño y ensaya unos reproches generales.
Frezza, el tano Frezza, lo sabe de algún modo misterioso. Es extraño el camino que siguen las nociones: suelen alojarse donde menos se piensa.
-Núñez. López. Dall'Asta.
Tampoco. Frezza espera, sobrador, sin levantar la mano. Cosa de manyaorejas, piensa.
La señorita Claudia se dirige a las niñas y pronuncia el nombre amado. Frezza está muy lejos para soplar y la morocha que lo enloquece no puede contestar.
De pronto, la maestra lo mira.
-Frezza.
Y el niño taura, que tal vez necesita anotarse un poroto, se levanta, mira hacia el banco de la morocha y dice casi triunfal:
-No lo sé.
Si es que nadie lo sabe, estará bien no saberlo. Frezza se sienta y se oye entonces, como en una horrible blasfemia, la voz de Campos, injuriosa:
-¡Juan de Salazar!
Pasaron los años. La morocha no conoció el amor de Frezza ni tampoco su gesto elegante y generoso.
Si alguien califica estas lecciones en alguna Libreta Celeste, Frezza tendrá un nueve. Y si ni siquiera existe esa Libreta, entonces tendrá un diez.


(Alejandro Dolina, 1988, en Crónicas del Ángel Gris)

En
Steiman, Jorge (2008). Más didáctica (en la educación superior).UNSAM edita. Buenos Aires. pp. 125, 126

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.