Bronca que también es esperanza...

Acabo de regresar del supermercado de la vuelta de mi casa. Con bronca.

Reconozco que tuve una mañana difícil, volví agotada. Estaba en la caja, había dejado en la cinta (que no funcionaba) los artículos que había comprado.

Delante mío, la esposa de uno de los dueños de la mayor empresa de construcción de caminos, que se enriqueció durante la dictadura, ganando todas las licitaciones, debía pagar $ 81,44 y luego que el cajero le dijo el importe, reconoció que tenía solamente $ 60 para abonar; por lo cual devolvería parte de las mercaderías adquiridas.

El cajero, un chico muy joven, llamó primero a otra cajera, y luego al supervisor. La registradora no admitía la devolución, y se había trabado. Pasaban los minutos, la señora llamaba al marido por celular, mientras con todo el tiempo del mundo, no sé que intentaba hacer, porque ya, a esa altura, yo estaba tan indignada que no alcanzaba a interpretar qué es lo que quería.

Seguían pasando los minutos, y yo parada esperando a que me tocara el turno. Las personas que estaban detrás de mí fueron invitadas a pasar a las otras cajas.

Al rato, llegó en una super 4 x 4 el sr. marido con un billete de $ 100 para abonar.

Cuando terminó de atenderme, el cajero me pidió disculpas. Lo miré, sólo atiné a decirle: "vos no tenés la culpa". Y me fui.

Es de las pocas cosas que no me gustan de vivir en esta ciudad, las personas que se creen "dueños del pueblo", haciendo valer su posición económica.

Recordé a aquellas estudiantes que me cuentan anécdotas de cuando les toca soportar que el mismo médico que las atiende en el consultorio, diagnosticando erupción cutánea, cuando las revisa en el hospital público las trata de sarnosas. O van para que las vean por una caída de la bicicleta y ni siquiera les toman una placa. O las echan de los pasillos cuando acompañan algún amigo que está internado.

"Bronca de la brava, de la mía,bronca que se puede recitar..."

3 comentarios:

  1. Tal vez te parezca raro, pero me gustan mucho este tipo de relatos. Espontáneos, apasionados, realistas...no se, habría que bucear por allí más seguido como para pintar nuestro mundo chiquito...que es en definitiva todo el mundo.
    Un abrazo
    Horacio Palma

    ResponderEliminar
  2. Sabés Horacio que cuando volví del Bapa me arrepentí de este post?
    No sé, hay gente que pasa por situaciones difíciles, y yo con bronca porque me había demorado en el super.
    No me parece raro que te gusten estos relatos, porque leo lo que escribís y te considero un tipo espontáneo y apasionado, aunque (por si no te diste cuenta) no coincidimos en algunas cosas.
    Sin embargo, estoy en un momento en que trato de estar más atenta a las coincidencias que a las diferencias. Y como escribiste alguna vez, está bueno disentir, siempre que lo hagamos con respeto.
    Me gustó muchísimo el domingo que publicaste respecto de HACERNOS CARGO (y no estuve de acuerdo para nada con el anterior que me pareció discriminatorio).
    Puedo confesar que hace relativamente poco tiempo que "me hago cargo de mi vida", con lo implica de no esconderme detrás de excusas para no vivirla como deseo.
    En cuanto a los estudiantes, sí, lo que escribo refleja lo que me han contado. Trato de escucharlos todo lo que puedo y te aseguro que, a pesar de su juventud han atravesado circunstancias que te conmueven.
    Será por eso que después de volver del Bapa, como ahora que hago este comentario, se me pasa la bronca y se me llena el alma de todo el afecto que me transmiten.
    Bueno, tienen razón mis amigos en cargarme porque hablo y escribo mucho!
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  3. Un día tendríamos que ir con las Víctimas del Terrorismo a dar testimonio al Bapa... para que los màs jòvenes descubran la otra realidad de las cosas...
    Rescato estos relatos bien escritos, que nos pintan las cosas de todos los dìas.
    Un abrazo...y hasta cualquier encuentro, aunque sea en algún desencuentro..
    Horacio

    ResponderEliminar

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.