Ego


Últimamente, me cuesta mucho concentrarme en una lectura. Empezar y finalizar un texto.
Voy navegando de una página a un blog, de una nota periodística a un poema (Juarroz me ha fascinado, ¿se nota?), del material de estudio y algún libro, a los mails.
En esa rutina de abrir links, me encuentro con Juan Sasturain. El artículo es del mes de abril pasado pero, me parece, mantiene vigencia. Porque me lleva a cuestionar-me acerca de un fenómeno: el ego. Si bien él lo limita al ámbito periodístico, es un peligro en el que podemos caer en cualquier lugar, aunque nos creamos unas "hormiguitas".

3 comentarios:

  1. Alimentar nuestro ego va escrito en nuestros genes... en algunos con más fuerza que en otros...

    ResponderEliminar
  2. Coincido, Manuel. Como en todo, lo difícil es el equilibrio, mantener la autoestima pero no empacharnos.

    ResponderEliminar
  3. Silvina, el artículo de Sasturain es impecable, me hizo reir mucho el "... a vos no viejo...". Que sencillez la de Sasturain para entrar a un tema como el del ego ¿no?.

    ResponderEliminar

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.