Docentes

Profesor Humberto Pedro Vico (Rector) en el acto de Colación Promoción 1980
Escuela de Comercio "Celestino I. Marcó" de Gualeguay
En este mes de setiembre en que recordamos el día del Maestro, del Bibliotecario, del Preceptor, del Profesor y del Estudiante, no puedo dejar de evocar a aquellos docentes que tanto significaron en esa inolvidable época de estudiante en nuestra querida Escuela de Comercio.
Las preceptoras: Elsita, Delia, Perla y Nelly, imponían su autoridad haciéndonos sentir responsables, respetándonos y cuidándonos con ese afecto un tanto distante que caracterizaba el trato entre los adultos y los jóvenes de esos años.
Tuve el honor de que el Profesor Humberto Pedro Vico, autor de la Historia de Gualeguay, intentara que yo aprendiera Historia, contándonos anécdotas (Felipe II, los Médici, ...) y preguntándonos "¿La Historia se repite?", y él mismo contestaba: "La Historia no se repite jamás". A veces me pregunto que diría hoy, si analizara la historia reciente.
Disfruté cada clase de Francés, con Graciela Legna, Emma Sosa y "Mami" Marcó, quienes con su "savoir faire" nos transportaban a ese mundo tan lejano de la cultura francesa.
Tuve un ejemplo de ética en Silvia Melchiori, Profesora de Contabilidad; y el privilegio de que el Dr. Darío Crespo, aún en estos días, en que nos hemos encontrado en las calles del pueblo, me siga transmitiendo su análisis inteligente, fundamentado, de nuestra identidad argentina: "tenemos que aprender de los errores", me decía hace apenas una semana.
Estos son sólo algunos exponentes de las Señoras y Señores Profesores que nos formaron en años difíciles para nuestra Patria...
Vaya para todos ellos mi gratitud y mi cariño permanentes.

1 comentario:

  1. Nos enseñaron bien... pero ... ¿aprendimos?.
    Vico, y esto alcancé a decírselo personalmente, intuyó una hermosa manera de contarnos la historia de nuestro pueblo, exactamente como al gualeyo le gusta escucharla (leerla). Miren sino sus libros y entenderán lo que digo.
    Un aparte... me encantaba la "Mami", tal vez por eso terminé casado con su sobrina preferida...(un diván por acáaa!!!)
    Abrazo
    Horacio

    ResponderEliminar

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.