Trajes

"...Ya no le queda cómodo el traje de mártir"

Como dice Sergio Sinay, después de los cuarenta somos ya nosotros, no lo que nos mandan ni lo que queremos ser.
Entonces nos empieza a molestar ir vestidos para la ocasión. Necesitamos autenticidad, mostrarnos tal como somos. Por supuesto que para esto nos preguntaremos, antes, quiénes somos.
Y si el traje nos empieza a quedar incómodo, iremos al ropero y buscaremos otro.
Tal vez debamos hacer una limpieza de cajones, y descartar aquello que ya no tiene sentido guardar. De lo contrario, corremos el riesgo de que las cosas valiosas queden arrugadas, en el fondo del cajón y no las veamos.
Ahora sí, cómodamente vestidos, estamos listos para ir por la vida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.