¿Para quién llora?

¿Para quién llora?-le preguntó.


“¿Quién escribirá la historia de las lágrimas? ¿En qué sociedades, en qué épocas, hemos llorado? ¿Desde cuándo los hombres ya no lloran (pero sí las mujeres)?
¿En qué momento se transformó la sensibilidad en “sensiblería”? (...) Quizá “llorar” es demasiado grueso; quizá no es necesario remitir todos los llantos al mismo significado; quizá en el mismo enamorado hay varios sujetos que “se ponen a llorar” de modos vecinos, pero diferentes. ¿Cuál es ese “yo” que tiene “lágrimas en los ojos”? ¿Cuál es ese otro que, tal día, estuvo “al borde de las lágrimas”? (...) Si hay tantas maneras de llorar es quizá porque, cuando lloro, me dirijo siempre a alguien.” 

Roland Barthes, “Éloge des larmes” en "Fragments d’un discours amoureux". París. Seuil 1977. Págs. 214-215.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.