En la chacra

Fueron años felices, a pesar de las condiciones precarias en las que vivíamos.
Conocimos vecinos generosos, serviciales, amables. Nos regalaban canastas enormes con verduras y frutas, "facturas" de cerdo. Nos llevaban en carro o en sulky.
En días de lluvia, aprendimos a caminar en el barro, las tres "suertes" de chacra (especie de cuadras) hasta la Avenida Illia (en ese momento "la Concordia"), y dos más, hasta el Ombú, donde esperábamos el colectivo para ir a la escuela secundaria.
O debíamos ir en bicicleta (dos veces a la semana, además a Educación Física, a contraturno).
Recuerdo una tarde tormentosa, al salir de la Comercio, los rayos cruzaban el cielo y llovía a cántaros. Le mentí a mi abuela paterna, que vivía en el pueblo, que iba a esperar el colectivo y me fui caminando, atravesando las calles laterales. Me moría de miedo, pero sabía que mamá se preocuparía si yo no llegaba. No teníamos teléfono y no existían los celulares. No tenía forma de avisarle si, como quería mi abuela, me quedaba en su casa. Al pasar por un bar, me gritaron algo que no alcancé a comprender. Apresuré el paso, y cuando llegué a la chacra, me esperaba mamá, rezando.
No era fácil, pero no nos dábamos cuenta. ¿Por qué? No sabría decirlo.
Nos mudamos otra vez a la ciudad cuando finalizaba de cursar el primer año del Profesorado. A través de la ventana miré, por última vez, la higuera, el sauce y los paraísos, y no pude evitar las lágrimas.
Quedaban atrás parte de la infancia, y la adolescencia.
Fueron años felices, y quizás no se puede explicar la felicidad, sólo vivirla.

2 comentarios:

  1. Holaa Silvina!! Excelente narrativa autobiográfica!!...Gracias por compartir tus vivencias de estas etapas de la niñez/adolescencia,tan especiales que dejan su impronta importante para continuar transitando el camino de la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, María! Es cierto, la impronta nos constituye y, a seguir avanzando! Un beso grande.
      Silvina

      Eliminar

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.