Acerca de las ¿lechugas?

A raíz de la brillante intervención de EuGENIO! en la clase del sábado y los posteriores comentarios publicados en el blog de la cátedra, surgió en mí una inquietud: ¿y las filósofAs? Está la Filosofía reservada al pensamiento masculino? ¿Debemos considerarnos lechugas? Y, obviamente, sin pretender comparaciones, recordé a Edith Stein (antes de entrar en El Carmelo) o Santa Teresa Benedicta de la Cruz (ya monja carmelita): Edith Stein es una filósofa alemana de origen judío que vive dentro del transcurso del siglo XIX al XX (1891-1942). Es decir, vivió en una época en donde la mujer comenzaba a pensar-se. Sin embargo, para Edith Stein lo de la mujer no fue solo algo teórico, sino algo que también le costó encarnar. A ella, como a muchas de su tiempo, no le fue fácil ser mujer; hubo precios que pagó por serlo. Edith Stein, por su condición de mujer, no pudo obtener la cátedra en el departamento histórico filosófico de la Facultad de Filosofía en Gotinga: "... recibí una carta de Hermann (profesor de lingüística indogermánica), presidente del departamento, según la cual una precomisión habría decidido no examinar [mi] trabajo, puesto que el concurso a cátedra de mujeres siempre origina dificultades"
Edith Stein, si bien es filósofa, en ella también la dimensión teológica fue un elemento importante y decisivo a lo largo de su vida. Esta fue una mujer que se convirtió al catolicismo (1922) entrando posteriormente al convento carmelita (1938), siendo finalmente gaseada en el campo de exterminio de Auschwitz (1942) y beatificada por Juan Pablo II (1987). Es decir, estamos ante una mujer para quien la presencia de Dios fue un descubrimiento por la vía del pensamiento, la reflexión y la vida.
Entre los años 1913-1921 Edith Stein entra de lleno en su formación fenomenológica de la filosofía, y Edmund Husserl se constituye en el eje y horizonte de su reflexión filosófica. A Edith Stein la lectura de Las Investigaciones lógicas la habían cautivado porque eran " un abandono radical del idealismo crítico kanteano y del idealismo de cuño neokanteano. Se consideraba la obra como una 'nueva escolástica', debido a que, apartándose la mirada filosófica del sujeto, se dirigía ahora al objeto: el conocimiento parecía ser de nuevo un 'recibir' que tenía su estatuto regulador en la cosa y no ­como en el criticismo­ en el que el conocimiento es un 'determinar' cuya ley connota a la cosa" De esta matriz filosófica no estará exenta su reflexión sobre la mujer. (...)
Extraído de:
DIAZ L, M. Paz. La mujer nace y se hace: Una interpretación de la propuesta de Edith Stein. Teol. vida. [online]. 2006, vol.47, no.2-3 [citado 16 Julio 2008], p.339-343. Disponible en la World Wide Web: . ISSN 0049-3449. http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0049-34492006000200014&script=sci_arttext#1

1 comentario:

  1. Brillante tu obsevación silvina, no se te escapa nada eh!
    besos

    ResponderEliminar

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.