Juan L. Ortiz: La paz

La paz

Para el hombre que mira el río,
cuyo anhelo es el mismo
del agua y de las ramas,
la paz.

Para el joven que ciñe
la cintura del sauce,
y siente que el destino
de los dos, se pierde,
como el primer camino
o el último camino
del día,
en el fuego del cielo,
la paz.

Para que la madre pueda
sonreír al azul,
con su fruto más tierno
en los amantes brazos,
la paz.

Para que los niños cierren
los ojos lasos sobre la visión
de un campo todo alado de flores y de aros,
la paz.

Para que las manos sean
y continúen siendo
las dulces desveladas
que dan forma a la dicha
y crean otro cielo
con estrellas distintas,
-y es un nuevo amor, por ellas
el que aparece como un alba-
la paz.

Para la mesa simple
con la gracia de los meses
y la alegría de todos
del color de las viñas,
la paz.

Para que el corazón
en la red infinita
palpite, y esta red
tiemble en la sangre una,
y todo sea lazos
e hilos delgadísimos
ganados a la sombra,
la paz.

La paz para que el sueño
de la tierra y el nuestro
eleven gentilmente
su azucena y sus ramos,
el reflejo sin fin
de las mieses comunes
sobre la danza de
las colinas ligeras…
La paz para la lámpara
que nieva aún más la página
y enciende el instrumento
sutil que nos prolonga
y estremece el misterio…

La paz para negar
el horror y la muerte…
La paz de brazos altos
-nuevo bosque en la tierra-
contra el viento de fuego,
para apoyar el vuelo de la paloma
limpia de sangre, y evocar
un aire de baladas con manos anudadas
bajo el honor de las glicinas…
La paz para negar la llama atroz,
la paz de brazos altos y de ojos abiertos…

Autor: Juan Laurentino Ortiz

de
El junco y la corriente
(Juan L. Ortiz. Obra completa. pp.626-628)

4 comentarios:

  1. Gracias por compartirlo... me será útil para un trayecto. Besos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "La paz para negar la llama atroz, la paz de brazos altos y de ojos abiertos…" Espero grabaciones y/o fotos de la jornada, Vlady. Un abrazo :)

      Eliminar
  2. La Paz de brazos altos...
    La Paz que abraza.
    Còmo se necesita,
    gracias por compartirlo, es un poema hermoso
    Clara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien decís, Clara, para convertir palabras en acciones en favor de la Paz, para el mundo entero.
      Un abrazo.
      Silvina

      Eliminar

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.