Bendita la luz



Roberto Juarroz

16

Cuando carezco de luz,
la luz me parece imposible.

Cuando quedo afuera del poema,
el poema me parece imposible.

Cuando dejo de mirarte,
tú me pareces imposible.

Cuando pierda la vida,
la vida me parecerá imposible.

Y si pudiera no pensar,
pensar me parecería imposible.

Desde afuera de una cosa,
esa cosa es imposible.

Y desde afuera de todo,
todo es imposible.

Pero hay una excepción:
desde adentro de mí,
yo también soy imposible.

Van Gogh. La noche estrellada (1889)

4 comentarios:

  1. Creo que cuando uno mira desde afuera, cuando uno cree que algo es imposible precisamente lo es porque primero uno debe creer para poder concretar. Ahora, cómo se puede no ser desde el interior de uno. Cómo sucede eso de que uno se vuelve imposible. Qué verdad no se puede ver a tal punto de no reconocerse? Este poema me resuena desde este lugar.

    mE VOY PENSATIVA...BESOS

    ResponderEliminar
  2. "La verdad está en el interior del hombre", dice San Agustín... Y a propósito del texto: ¿es posible esto?. ¿"Interior"..., "exterior"? o entiendo nada...
    Te sigo Flor, también me voy pensando, y con ese ciprés y esas estrellas de Vincent encima, ¡para colmo!...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Flor: gracias por acompañarme en este camino de pensamiento, desde tu siempre particular lugar. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  4. Nacho, gracias por acercarnos a San Agustín. Y cómo cuesta, a veces reconocer esa verdad. Y más aun poder manifestarla. Poner en palabras nuestra interioridad. Besos.

    ResponderEliminar

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.