¿Qué piensa en el poeta?

En el pintor, el ojo piensa, nos dijo Paul Klee. ¿Qué piensa en el poeta? Varias respuestas posibles nos vienen a los labios, las descartamos tras un instante de reflexión, y al final tenemos que reconocer: piensa el corazón. O como queramos llamar a ese centro rítmico que busca, de alguna secreta manera, acordar sus latidos con el ritmo del universo: una concordia entre las líneas de la escritura, los lexemas del ADN y los trazos del meteorito en la noche estrellada. En el riesgo de intentar un poema, alguien busca poner su corazón en conexión con el corazón del mundo.

Escribir un poema se parece a caminar en una noche cálida protegiendo la lumbre de un candil, o acaso iluminado sólo por el resplandor lunar.

En el revés del mundo crece el cosmos Jorge Riechmann [En Resistencia de materiales (ensayos sobre el mundo y la poesía y el mundo), Barcelona, Montesinos, 2006, pp. 144-146.]




Pintor suizo, acuarelista y aguafuertista, considerado como uno de los representantes más originales del arte moderno. Nació en Münchenbuchsee, cerca de Berna, Suiza, el 18 de diciembre de 1879. Klee murió en Muralto, Locarno, Suiza, el 29 de junio de 1940. Su obra influyó en los surrealistas posteriores, así como en los artistas no objetivos, y fue una fuente de inspiración fundamental para el nacimiento del expresionismo abstracto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.