¡A LA INTEMPERIE!

Calentarse las manos en el fuego de la morada, mientras afuera grita el invierno su lluvioso frío, es fuente de vida y alegrías.
Hay diversas moradas que nos acogen para darnos un respiro.
No obstante, ¡estamos a la intemperie!
¡Cuánto misterio!

2 comentarios:

  1. Cuánto misterio la vida! Que insondables caminos por los que transitamos. Qué difícil me resulta muchas veces entender, conocer, saber. Cuántos interrogantes!
    Me gusta la intemperie, estar a cielo abierto, sentirme una criatura del Universo, me hace sentir en comunión con Él.
    También, paradójicamente, necesito del amparo de la gente querida, de los abrazos fraternos, de las miradas y las sonrisas, de las palabras amables, de los gestos generosos, esa creo, es la mejor morada.
    Máximo, gracias!!
    Te mando un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me tomé en serio lo del frasco "silencio".
    Quiero escuchar-te.
    Un besote y gracias por recordarme que algo siempre será inaccesible... misterio ¿No?

    ResponderEliminar

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.