El alma tenías...

El alma tenías
tan clara y abierta,
que yo nunca pude
entrarme en tu alma.
Busqué los atajos
angostos, los pasos
altos y difíciles...
A tu alma se iba
por caminos anchos.
Preparé alta escala
-soñaba altos muros
guardándote el alma-,
pero el alma tuya
estaba sin guarda
de tapial ni cerca.
Te busqué la puerta
estrecha del alma,
pero no tenía,
de franca que era,
entrada tu alma.
¿En dónde empezaba?
¿acababa, en dónde?
Me quedé por siempre
sentado en las vagas
lindes de tu alma.


Autor: Pedro Salinas.Poeta español nacido en Madrid en 1891 y fallecido en Boston en 1951.

2 comentarios:

  1. Este es el tipo de poesía que me gusta. Muy buen poema. Por supuesto que la poesía es una cuestión absolutamente subjetiva.
    No conocía esta autor y está bueno lo que escribe.
    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Querido Sergio: qué lindo compartir con amigos el gusto por la poesía!! El otro día miraba en Canal À una entrevista a la actriz Ingrid Pellicori, mostraba una biblioteca inmensa poblada de libros de poesía. Yo no la tengo de manera material, pero, navego por la red, y leo toda la poesía que encuentro, autora/es reconocida/os e ignota/os. Coincido con vos, hay poesía que me gusta, otra que no.Te mando un beso grande.

    ResponderEliminar

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.