La Vida

La Vida

Después de unas retiradas fuera de mis pagos, silencio y mucha observación, el pecho parece hincharse de vivencias y aprendizajes, por eso hablo, porque algo desborda en mi, si pudiera retenerlo lo haría y en ello gozar, pero la voz interior pronto rompe y convida.

Poco se puede decir sobre cosas fundamentales y principales, sobre lo demás se alzan voces de las más diversas y abultadas, todas con un poco de verdad. Ellas seguirán sumándose al gran barullo y acrecentando la levedad propia del hombre.

Pero los rostros y los acontecimientos que ha uno se le presentan como una gran escena teatral son desnudados por la reflexión detenida, ahí se capta quizás la vida, fuera de la vida torrente de lo cotidiano.

La vida*

La vida me vive,
Nos vive.
Sonríe en mi sonrisa
Y en la de los niños.

Goza la eterna vitalidad,
Juega a renacer y morir
En apariencia constante

Nosotros, predilectos invitados,
A tientas andamos.
Somos sus designados.

Nosotros, un instante (confuso)
Pereceremos. ¿?

Nuestros vestigios,
Un canto, un libro,
Un recuerdo, un amor,
Al tiempo se marcharan.

Sin embargo ella,
Una y siempre
La misma seguirá...

*Dedicada a Silvina, por su comprension y respeto.

3 comentarios:

  1. He llegado aqui de casualidad. Ya ves, como son la flores de la jacaranda.

    ResponderEliminar
  2. Mariano, hermosa esta poesía!
    La vida...mmmm
    inspira no?

    ResponderEliminar

Este blog tiene moderación de comentarios. En breve, aparecerá publicado. Gracias por tu visita.